martes, agosto 08, 2006

Gracias Pequeño!!!

Un amigo me decía que un desconocido no es más que un amigo por conocer y creo que nunca estuve más equivocado que ese día que le alegue y le alegue... hasta... mmm... hasta... bueno hasta que me acordé de otra cosa porqué alegar; pues resulta que hace unos dos días estaba tomando un dizque relax familiar improvisado que se iba convirtiendo como raro en mi rutina de hacer algo distinto pero de la misma forma cuando dentro de la cantidad de gente mojada salió alguien especial, jajaja un niño pequeño que molestaba a todo el mundo, era bastante cómico ver las reacciones de las personas, unos se quitaban sin decir nada, otros como que lo miraban y seguían en lo suyo, hasta quien se ponía de mal genio y lo alejaba pero solo dos niñas como de la misma edad le siguieron el juego, bueno ya todo está como normal que más se va a hacer a nadar se dijo!!!

--Pero no!
--qué pasa??? Se emborrachó la policía???
--Por qué me sigue a mí?

Algo así fue lo que pensé cuando vi que por alguna razón venía flotando y muerto de la risa a empujarme con su flotador gigante que más parecía un colchón jejeje.

-- Soy el Capitán Jack Sparrow muaaajajaja...

Un momento Jack Sparrow? si! yo vi esa película también, pues...

-- Aja! y donde está el perla negra? ese más bien es el perla verde jajaja

Decidí tomarme el barco pero no contaba con que me iba a lanzar por la borda o bueno el rodadero pequeñito de los niños porque no había más. Yo no sé a qué hora ni cómo terminé envuelto en su juego completamente a veces yo era el barco, otras era el que lo hundía, otras solamente le hacía muecas y no lo dejaba subir al perla verde. Tampoco me di cuenta de la hora en que se fueron mis papás y mi hermano, hace rato se había oscurecido y yo seguía compitiendo con un niño y como un niño. Esa noche cambié el plan de música y cerveza por un tatuaje temporal y mucho helado, no sabía ni siquiera con quien venía el niño y creo que yo tampoco recordaba ese punto, hasta que en el restaurante mi mamá le preguntó:

-- y tú con quien viniste?

--Con mi mamá y un amigo de mi mamá.

Respondió, pero igual yo lo había visto con casi todos no tenía idea de quienes eran. Al principio mi hermano me había hecho un comentario sobre él diciéndome que le hacía falta alguien con quien jugar pero a esas alturas creo que era a mí a quien le hacía más falta en realidad. No supe qué papel tenía yo, a veces era el niño pequeño, otras éramos simplemente iguales pero recuerdo especialmente el momento en que jugábamos con un balón de piscina y otros niños más grandes, uno le pegó, sin culpa creo, pero no me había dado cuenta hasta que lo escuché llorar, todo ese derroche de energía ahora se veía indefenso, no me dio pena como siempre que me da pena de todo lo que pasa a mi alrededor, creo que ya no me sentí tan niño, lo alcancé y le pregunté qué había pasado y como no era grave, lo arreglé con bromas y cosquillas, al final creo que me hubiera gustado demorarme más en consolarlo, me sentí útil y el abrazo infantil y espontaneo cuando vino llorando hacia mí me hizo sentir apreciado...

El fin de semana terminó, me despedí de él en medio de juegos igual como lo conocí, me preguntó para donde iba y cuando le dije que ya me devolvía a Bogotá con mucha ingenuidad y colgado de mi cuello solo me dijo: "Entonces nos vemos hasta Diciembre"...


Hasta Luego Capitán...

3 comentarios:

Ayanami dijo...

queee conmovedor.. realmente enternecedor.. no, de verdad.. me llegó al alma, buaaaaa. que belleza. jajajajajaja

Mauricio dijo...

^_^ No te rias, ola!!! :-p

Hola!!!

jediwoman dijo...

waoooooooo
es muy bonito... que chevere que te guste escribir y que lo hagas tan bien... te quiero