jueves, abril 01, 2010

La realidad despoja a la locura de toda elegancia.

"¿Crees que pincharse un dedo es doloroso? Imagina lo que es gritarle a tus ideas día y noche sólo para que no te las cocinen..."
-Que se largue!!!
Esas fueron las palabras que me convencieron definitivamente de cuanto le molestaba mi presencia... Y la sonrisa fingida que acompañó mis dos o tres saltos hacia la puerta no duró lo suficiente para llegar hasta la habitación donde dormía.
Era todo tan distinto hace unos 7 años... La casa estaba llena de vida, las visitas iban y venían bulliciosas y cada excusa para una reunión familiar la hacía digna de recordar. Hoy pocos vienen porque en realidad lo deseen, la mayoría de las veces que suena el timbre es alguien impulsado por la obligación moral o porque mal o bien todavía pueden obtener algo de lo que la fortuna no pudo quitarle...
Tenía una carrera exitosa, posgrados, seminarios, reconocimientos... envidiable para muchos, más de una clínica se pelaba por sus servicios, tanto así que no necesitó mucho esfuerzo cuando creyó que debía tener más de dos sitios de trabajo. Brillaba bastante, su optimismo y jovialidad eclipsaban y cobijaban a la numerosa familia, la eclipsaban lo suficiente como para que nunca notaramos lo sola que se sentía interiormente.
Había pasado ya una de sus crisis y su luz no se parecía en nada a la de antes... la de siempre... ella no quería levantarse y yo buscaba excusas para las llamadas del departamento de enfermería que después de tolerar ya varios días de ausencia empezaba a mostrarse firme en las acusacioens de abandono del cargo, cuando ella dijo tal vez la frase que más recordaría hasta ahora: "Mejor me voy, mi trabajo es todo lo que tengo."
Fuí un tonto al no darme cuenta de todo lo que implicaba esa afirmación...
Más de una noche me ha quitado el sueño pensar en lo diferente que sería esta historia de haber reaccionado ante ese secreto pedido de auxilio... Imagino la vida si esa tarde me hubiese dado cuenta que detrás de todo el aparente éxito ella se sentía vacía, imagino como sería todo hoy si ella hubiese tenído una razón para no darse por vencida.

1 comentario:

muñeca dijo...

hola me gusto
tu publicacion es intensa
bueno pasat
cuidate
bexozzzzzz